domingo, 10 de abril de 2011

Tipos de tejidos

Las células que componen los organismos de animales y vegetales no son exactamente iguales. Esto se debe a que ciertas células están especializadas en realizar determinadas funciones necesarias para la vida del organismo por lo que se dividen cada tipo de trabajo entre sí.

El tejido se define como un grupo o capa de células que están especializadas en una misma función. Por esta razón existen tantos tipos de tejidos como tipos de células especializadas puedan existir.

Hay cuatro tipos básicos de tejido: tejido conectivo, tejido epitelial, tejido muscular y tejido nervioso.

Tejidos epitelios
Los epitelios están formados por células poliédricas yuxtapuestas entre las cuales hay muy escasa sustancia intercelular, destacándose en esta última la ausencia de fibras. Los tejidos epiteliales se especializan en la realización de numerosas funciones: absorción, secreción, transporte, excreción, protección y recepción sensorial. Todas las sustancias que ingresan o egresan del organismo deben atravesar un epitelio. 
El tejido epitelial se clasifica en epitelio de revestimiento y epitelio glandular. 
1 - Epitelio de Revestimiento: las células se disponen formando láminas. 
Clasificaremos a los distintos epitelios de revestimiento de acuerdo al número de capas y la forma de sus células. 
Por el número de capas se agrupan en: 
a) simples, una sola capa
b) estratificados, dos o más capas. 
Las formas de las células pueden ser planas, cúbicas y cilíndricas. 
a) Los epitelios simples pueden ser: Epitelio simple plano: se adapta a funciones de revestimiento y desplazamiento de las superficies entre sí; ej: revestimiento interno de los vasos sanguíneos y linfáticos. Epitelio simple cúbico: sus funciones más importantes son la absorción y secreción; ej: las células secretoras de numerosas glándulas, el revestimiento del ovario. Epitelio simple cilíndrico: sobresalen en él las funciones de absorción y secreción; ej: el revestimiento del tracto digestivo desde el cardias, en el estómago, hasta el ano. 
b) Los epitelios estratificados se denominan según la forma de las células superficiales, pudiendo ser estratificados planos o escamosos, estratificados cúbicos y estratificados cilíndricos sin aludir a las formas celulares de los otros estratos. 
Epitelio estratificado plano: se adapta a funciones de protección como por ejemplo la piel.
Epitelio estratificado cilíndrico: tiene funciones de protección, es poco común; a este tejido se lo encuentra, por ejemplo en pequeñas zonas de la faringe. 
Epitelio estratificado cúbico 
2 - Epitelio Glandular: lo constituyen aquellas células o asociaciones de células especializadas para la secreción de sustancia que se encuentran formando las glándulas que pueden ser uni o pluricelulares. 
Por el lugar donde vierten la secreción se las denomina endócrinas o exócrinas. Las endócrinas vierten su producto en el torrente circulatorio. Las exócrinas vierten la secreción en cavidades o en la superficie corporal directamente o por medio de conductos excretores especiales. 
Por su modo de secreción se distinguen tres clases de glándulas: merócrinas, apócrinas y holócrinas.
Las merócrinas liberan el producto de secreción a través de la membrana plasmática, conservándose la integridad de las células. Las glándulas apócrinas son aquellas en las cuales se elimina el citoplasma apical junto al producto secretorio, siendo la célula capaz de restaurar la continuidad de la membrana plasmática sobre el citoplasma y volver a producir gránulos secretorios. Por ejemplo la glándula mamaria. En la secreción holócrina, la célula en su totalidad se vierte en la secreción con la consiguiente destrucción de la célula. Por ejemplo las glándulas sebáceas. 
Por el número de células que las constituyen se las clasifica en: unicelulares o pluricelulares. 
Las glándulas sudoríparas están situadas en la dermis y constan de largos y delgados tubos, cerrados por el extremo inferior, donde se apelotonan, formando un ovillo. Por los poros que se abren al exterior segregan el sudor líquido, de sabor salado y de constitución parecida a la de la orina. 
Tejido conectivo
Es un tejido caracterizado por presentar una abundante sustancia intercelular en medio de la cual se encuentran elementos vasculares y nerviosos. Al tratarse de un tejido que desempeña funciones mecánicas y representa el espacio extravascular e intersticial del organismo, se halla formando parte de la piel y las mucosas; sirve de vehículo a los vasos, nervios y conductos excretores, forma estructuras modeladas con función mecánica como tendones, fascias, etc. Este tejido desempeña funciones mecánicas, de transporte, de almacenamiento, cicatrización y reparación de los tejidos; desempeña un papel muy importante en la defensa del organismo contra agentes nocivos infecciosos o de otra naturaleza debido a que inhibe su pasaje. También interviene en el sistema inmunitario facilitando la salida de linfocitos y anticuerpos circulantes. 
Tipos de tejido conectivo: 
a) Tejido conectivo mucoso: se caracteriza por sus amplios espacios intercelulares, de consistencia gelatinosa debido a su alto contenido acuoso. Es abundante en el tejido conectivo embrionario. En el adulto está presente únicamente en los núcleos pulposos de los discos intervertebrales. 
b) Tejido conectivo laxo o areolar: posee abundante sustancia fundamental y es rico en células. Se halla presente en la dermis papilar de la piel, alrededor de vasos y nervios formando parte del estroma de los órganos. 
c) Tejido conectivo denso: es pobre en células; predominan fibras colágenas. Se encuentra en la dermis profunda de la piel y en las cápsulas de algunos órganos como ganglios. 
d) Tejido conectivo adiposo: predominan las células adiposas y las fibras reticulares que las envuelven. Aunque se encuentra predominantemente en determinadas regiones como el tejido celular subcutáneo; puede formarse igualmente en el seno de cualquier tejido conectivo laxo, pues en general representa un tejido de almacenamiento y metabolismo del material lipídico. 
e) Tejido reticular: se caracteriza por la presencia de células reticulares y una red de fibrillas argiófilas que se ramifican formando una red de mallas abiertas que, por lo general, rodea a las células parenquimatosas. 
f) Tejido elástico: predominan en él las fibras elásticas. Se encuentra principalmente en los ligamentos amarillos, las cuerdas vocales y formando parte de las grandes arterias próximas al corazón. Cartílago y hueso Son dos tejidos de sostén, de naturaleza conectiva, que se caracterizan por su resistencia a la tracción y presión. Estas propiedades son el resultado de sus abundantes sustancias intercelulares respectivamente; sus fibras colágenas les otorgan la resistencia a la tracción, y la sustancia fundamental, rica en sulfato de condroitina, impregnada o no de sales calcáreas, les da resistencia a la presión. 
El tejido cartilaginoso está formado por células, fibras y sustancia fundamental. Forma estructuras por los general planas, total o parcialmente recubiertas por una membrana fibrosa denominada pericardio. En esta membrana se encuentran células alargadas, fibras colágenas y elásticas, elementos vasculares y nerviosos. Las fibras se continúan en la sustancia intercelular del cartílago. En el feto y el niño forma gran parte del esqueleto, que luego será reemplazado por tejido óseo. En el hombre adulto el cartílago cubre las superficies articulares de los huesos y forma el soporte único de la laringe, la tráquea, los bronquios y otras estructuras. 
El tejido óseo es una forma rígida de tejido conectivo y se halla organizado en formas definidas que constituyen los huesos. Debido a su rigidez brindan protección a otros órganos, o sirven de inserción a los músculos que al contraerse mueven a los huesos que actúan como palancas mecánicas. El hueso está formado por células, fibras colágenas y una sustancia fundamental microalbuminoide donde se depositan sales inorgánicas que son responsables de la dureza del hueso. La sustancia intercelular del hueso se compone de dos elementos principales: la matriz orgánica y las sales inorgánicas. Las células óseas que lo constituyen son los osteoblastos y osteocitos. 
Tejido muscular 
Es el tejido especializado en la función de contractilidad. Está formado por células musculares, alargadas, cilíndricas o fusiformes. Todos los tipos celulares o fibras del tejido muscular contienen proteínas contráctiles (miosina, actina), que son las responsables de la contracción. Estas proteínas forman filamentos que se orientan a lo largo del eje mayor de la fibra muscular, es decir en el sentido en que se produce el acortamiento por contracción. El tejido conectivo siempre acompaña al tejido muscular, rodeando sus fibras y vehiculizando vasos sanguíneos y filetes nerviosos. Se distinguen tres tipos de tejido muscular: estriado, liso y cardíaco. 
Músculo estriado: con células multinucleadas que presentan estriaciones longitudinales y transversales. En la fibra muscular se distinguen el sarcolema o membrana plasmática, el sarcoplasma, o matriz citoplasmática, y gran cantidad de núcleos. El músculo contiene tejido conectivo que llevan los vasos sanguíneos y linfáticos, y los nervios. Cada fibra muscular estriada está inervada por un filete nervioso. Corresponde a la motilidad voluntaria y representa grandes masas musculares unidas a los huesos del cuerpo, por lo que a veces se llama músculo esquelético. 
Músculo liso: sus fibras no presentan estriaciones y son mononucleadas. La disposición de las fibras musculares, se da predominantemente en forma de agregados celulares, constituyendo fascículos. Entre las células se disponen la sustancia intercelular, fibras colágenas, elásticas y reticulares. La irrigación está a cargo de una red capilar que penetra con el tejido conectivo intersticial por entre las fibras musculares. Es musculatura involuntaria que se halla en las paredes del tubo digestivo y otros órganos internos. 
Músculo cardíaco: sus fibras o células son más pequeñas y angostas, se ramifican entre sí formando un sincicio; muestran estriaciones, pero son mononucleadas. Forma las paredes del corazón y su motilidad es involuntaria. 
Sangre 
Es un tejido constituido por células (eritrocitos, leucocitos y plaquetas) y sustancia intercelular líquida (plasma). Mantiene su fluidez mientras circula por vasos que conserven la integridad de sus paredes. Al extravasarse, o lesionarse el endotelio, coagula rápidamente. El volumen de sangre total de un adulto de 70 kg de peso es de aproximadamente 5,5 litros. Está compuesto por: Plasma sanguíneo: es un líquido amarillento compuesto por agua, iones, glucosa, aminoácidos, proteínas, lípidos, hormonas, vitaminas, etc. Por el plasma sanguíneo se transporta gran cantidad de sustancias que actúan o son usadas a distancia por todos los tejidos corporales o por órganos específicos (hormonas, aminoácidos, etc). 
Eritrocito o Glóbulo rojo: en la sangre venosa su cantidad es levemente mayor que en la arterial. Su membrana, compuesta por un 60 % de proteínas y un 40 % de lípidos, permite el pasaje de O2 y CO2. Su citoplasma carece de organoides y ribosomas que desaparecen junto con el núcleo en la célula precursora antes de ser lanzados a la circulación desde su sitio de origen. Contiene hemoglobina, que contiene Fe en estado ferroso, lo que le permite combinarse con O2 y transportar este oxígeno al resto de las células del organismo.
Leucocito o Glóbulo blanco: normalmente se encuentran de 5000 a 10000 glóbulos blancos /mm3 en el adulto. Pueden desplazarse y hasta deslizarse a través de los vasos sanguíneos para penetrar en los tejidos corporales y cumplir funciones de protección del organismo (aprisionar bacterias). Se dividen en dos grandes grupos, de acuerdo con la presencia o ausencia de gránulos: granulocitos o agranulocitos. 
a) Los granulocitos comprenden los siguientes tipos celulares: 
Neutrófilos: su función es dirigirse a áreas del organismo infectadas y fagocitarlas destruyendo el material nocivo para el organismo. 
Eosinófilos: concurren hacia las áreas en que se acumulan complejos antígeno-anticuerpo (alergia), a los que fagocitan y neutralizan, disminuyendo la intensidad de las reacciones alérgicas. 
Basófilos: fija anticuerpos sobre su membrana plasmática. Cuando penetra en el organismo un antígeno específico, se forma el complejo antígeno-anticuerpo sobre su superficie y la célula puede destruirse. 
b) los agranulocitos se agrupan en dos tipos: 
linfocitos: sintetizan anticuerpos e intervienen en los procesos inmunológicos. 
monocitos: migran al tejido conectivo en donde eliminan bacterias, hongos, virus, etc. 
Plaquetas: son masas citoplasmáticas anucleadas de forma esférica u ovoide. Intervienen en la coagulación sanguínea. 
Tejido nervioso
Está compuesto por neuronas, que son células especializadas en la conducción de impulsos nerviosos electroquímicos. 
La neurona posee un cuerpo celular con núcleo del que salen dos tipos de fibras nerviosas, el axón y las dendritas; estas fibras nerviosas están formadas por citoplasma y cubiertas por membrana plasmática. 
La observación de un corte del sistema nervioso central muestra, en todos sus niveles, dos sectores, reconocibles ya en la simple inspección ocular: la sustancia gris y la sustancia blanca. La ubicación relativa de estas dos zonas es variable; la sustancia gris es periférica en el caso del manto cortical cerebral o cerebeloso, y central en la médula espinal. En la sustancia blanca se encuentran solamente axones, células gliales y vasos sanguíneos. En la sustancia gris, además se hallan los cuerpos neuronales con todas sus ramificaciones (dendritas y axones) y los contactos funcionales interneuronales o sintaxis. El proceso por el cual el impulso nervioso se transmite entre un axón y una dendrita se llama  sinapsis  y sólo puede seguir el sentido axón - dendrita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada